Usted esta aquí
Home > Regionales >

Vuelta a clases: en qué estado llegan las escuelas roquenses

Entre hoy y mañana, todo el personal de las escuelas de Roca deberá presentarse en sus puestos, según lo ratificó el viernes pasado una resolución del Consejo Provincial de Educación.

Maestros, profesores, secretarios, directores y otros agentes de todos los niveles y modalidades tendrán que concurrir a los 61 edificios que tiene la ciudad.

Después de prácticamente un año sin actividad… ¿con qué escenario se encontrarán ellos primero y más tarde sus alumnos?



Te puede interesar:

Consejeros escolares evaluaron con ATE el regreso a clases en Río Negro


LA COMUNA accedió a un informe oficial elaborado por el Consejo Escolar Alto Valle Este I, en el que se detallan todas las obras realizadas y pendientes en los establecimientos roquenses.

Las refacciones y mejoras fueron diversas a lo largo y ancho de la ciudad, pero hay algunos datos singulares. En primer lugar, la inseguridad dejó su huella durante la pandemia y una de las mayores inversiones hubo que hacerla en mejorar o incorporar sistemas de alarmas.

Por otra parte, fueron numerosos los problemas detectados por inspectores de la empresa Camuzzi en las redes de gas. En al menos cinco edificios hubo que retirar todos los calefactores, para acondicionar su instalación a las normas de seguridad vigentes.

El estado edilicio de los colegios preocupa a los trabajadores y durante la semana pasada hubo recorridas de autoridades educativas y dirigentes del gremio ATE, quienes pidieron verificar las condiciones antes del regreso a la presencialidad.

En ese marco, la delegada Silvina Biancalana entregó un detalle sobre todo lo realizado durante los últimos tiempos y los aspectos pendientes, para llegar a marzo con los establecimientos en las mejores condiciones posibles.

De ese relevamiento surgen las situaciones más importantes a conocer por la comunidad educativa local, a saber:

Jardín 76: La inspección de Camuzzi detectó una pérdida en cañerías internas. Están en ejecución las tareas. Hubo refacciones menores y está pendiente el reemplazo de placas de Durlock del cielorraso suspendido. Se envió personal en tres oportunidades para reparar el sistema de alarmas, debido a que fue uno de los establecimientos que más padeció la inseguridad en los últimos meses.

Jardín 54: se encuentra sin correcto funcionamiento de la cisterna de agua, debido al robo de la bomba. Hay que modificar el lugar de colocación de los tanques.

«Los problemas edilicios denunciados ante el Consejo Escolar durante el 2020 no fueron resueltos en su totalidad».
Enzo Quintero, Secretario general de Unter Roca

Jardín 53: fue uno de los que más obras recibió, entre ellas el reacondicionamiento del cielorraso, colocación de rejas para proteger los tanques de agua y refacciones en la cocina. Allí también se retiraron todos los calefactores luego de una inspección de Camuzzi y se reemplazaron varios artefactos. También se cambiaron vidrios en aulas y en el SUM.

Jardín 23: se hicieron varios trabajos para reforzar la seguridad, debido a los sucesivos actos de vandalismo sufridos.

Jardín 12: se impermeabilizaron techos luego de detectarse filtraciones.

Escuela 32: Se modificó la red de gas y se compraron nueve calefactores. Falta el reemplazo de dos equipos de calefacción central y refacción de otros dos equipos.

Escuelas 35: faltan seis sombreros de calefactores, robados en actos de vandalismo. Fue uno de los que más padeció la inseguridad y hubo que reponer una importante cantidad de vidrios.

Escuela 56: tiene nuevo sistema de alarma y se repararon pérdidas de agua.

Escuela 95: se retiraron todos los calefactores luego de una inspección de Camuzzi y luego se readecuaron en altura.

Escuela 107: se reparó la alarma y se mejoró la iluminación.

Escuela 168: se instaló un nuevo equipo de calefacción central de 38.000 calorías.

Escuela 223: tuvo que ser asistido por varios actos de vandalismo. Se reparó una pérdida de gas en el termotanque de la cocina. Se solicitó un equipo de calefacción central para el SUM.

Escuela 260: Camuzzi hizo observaciones luego de una inspección y se realizan trabajos para cumplir con las normativas. Se pidió ampliar el sistema de seguridad para el área de Informática.

Escuela 275: se retiraron todos los calefactores luego de una inspección de Camuzzi. Fue otro de los establecimientos afectados seriamente por actos de vandalismo y eso demandó varias obras.

Escuela 317: está pendiente el reemplazo de un equipo de calefacción central. Está en ejecución la obra para instalar un nuevo sistema de alarmas.

ESRN 151: se retiraron todos los calefactores luego de una inspección de Camuzzi, para acondicionarlos.

CET 1: por la inactividad, hubo presencia de roedores y debió realizarse un trabajo para erradicarlos.

CET 3: existen trabajos pendientes para mejorar la red de gas.

CET 17: fue necesaria la desratización y también se sacaron todos los calefactores luego de una inspección de Camuzzi.

CET 33: sumó rejas para proteger los vidrios, se mejoró el sistema de alarmas y está prevista la colocación de rejas en los tanques de agua. Hubo reposición de vidrios y se sumó iluminación en el frente.

La mirada de Unter: “No se llegó con la puesta a punto”

La vuelta a clases luego de un atípico año presenta tres grandes aristas desde las que se plantea la presencialidad en este nuevo ciclo lectivo. “Sin condiciones sanitarias, de mantenimiento edilicio ni salarios dignos, no hay presencialidad posible”, lanzaron desde el gremio Unter.

Desde la seccional de Roca del sindicato docente Unter hicieron énfasis en tres cuestiones que permitirán garantizar el correcto funcionamiento de las escuelas: las condiciones sanitarias de los establecimientos escolares, el mantenimiento edilicio y el ofrecimiento salarial a los docentes.

En cuanto a los mantenimientos escolares, la realidad en la ciudad no es ajena al resto de la provincia, indicó Enzo Quintero, Secretario General de Unter. De acuerdo a un balance realizado por el gremio, hay escuelas que no tuvieron refacciones profundas durante el 2020.

“Si bien hubo arreglos, no se llegó con la puesta a punto: falta limpieza de tanques, desratización, fumigaciones, para que se cumpla con la higiene básica”, expresó Quintero.

Escuelas sin agua potable, principalmente aquellas ubicadas en zonas periféricas y de chacras, y otras sin la señalética correspondiente a los protocolos sanitarios son algunas de las condiciones que no se cumplen para volver a la presencialidad.

El jardín de las 827 Viviendas padeció la inseguridad durante el año pasado.

“Los problemas edilicios denunciados ante el Consejo Escolar durante el 2020 no fueron resueltos en su totalidad por las autoridades correspondientes”, sostuvieron en un comunicado oficial.

“Hay trabajos inconclusos. Esperamos que puedan estar resueltas las condiciones sanitarias establecidas en el protocolo sanitario de la vuelta a clases”, manifestó Quintero.

En el encuentro que mantuvo la Comisión Directiva de Unter, el pasado jueves (4/2) resaltaron la falta de Personal de Servicios de Apoyo, ya que debido a las dispensaciones, licencias y/o vacaciones, serán insuficientes las personas para aplicar la debida sanitización que establece el protocolo gubernamental.

“Las familias tienen que tener en cuenta que la presencialidad de los alumnos no va a ser al 100%. En algunos establecimientos hay aulas muy chicas y sólo podrán ingresar 8 o 9 chicos por curso- cuando el total suele ser de 25 alumnos por grupo-”, sostuvo Quintero.

Por el momento se prevé que las clases sean tres días a la semana, 3 horas por día. “Es un trabajo de logística muy importante el que se está proponiendo”.

Otro punto analizado fue el relacionado con la cantidad de alumnos/as que podrá asistir a esta presencialidad; contamos con establecimientos que, por las dimensiones de sus aulas y el distanciamiento establecido en el protocolo sanitario, sólo podrán albergar un máximo de 9 o 10 estudiantes.

“Faltando días para el inicio de clases no se estableció el mecanismo para la cobertura de docentes dispensados, que impedirá las clases presenciales que tanto se propagandiza desde el gobierno nacional y provincial”, afirmaron desde la seccional de Roca.

Además, el referente agregó que si no están dadas las situaciones epidemiológicas y los partes de salud alertan posibles brotes o aumentos de casos, la presencialidad no se daría.

Otra parte fundamental para garantizar la presencialidad es la logística de la comunidad educativa respecto a las dinámicas grupales.

¿Cómo van a estar conformados los grupos de chicos? ¿de qué manera se organizarán las rotaciones en cada grado?, son algunas de las medidas que deberán tratarse para un buen funcionamiento de los protocolos.

Las demoras en el debate salarial también preocupan a los docentes

El secretario general manifestó la preocupación sobre el no llamado del gobierno a la mesa sanitaria y, adelantó, que el inicio de clases vendrá de la mano con la propuesta salarial que se proponga.

Manifestó que durante el 2020 se declaró el 6% de aumento para el primer trimestre del 2021, que en razón de la inflación actual no es suficiente para los salarios docentes. “El ciclo lectivo continuó funcionando en la virtualidad durante el año pasado. Sólo durante los últimos cuatro meses se pagaron gastos de conectividad, pero al día de la fecha no se están abonando. Esperamos que en la próxima mesa salarial se contemple este punto”, concluyó Quintero.

Desde el gremio docente denunciaron que el gobierno rionegrino, a la fecha, no diseñó un programa de acceso a dispositivos ni conectividad gratuita para los sectores más vulnerables. También destacaron la necesidad de aumentar la tarjeta Nutre para cubrir las necesidades alimentarias y que se brinde un refrigerio o vianda individual para cada estudiante.

“Frente a los temas antes mencionados manifestamos nuestra preocupación y malestar debido a la falta de respuestas de quienes deben garantizar una vuelta a clases presenciales en la que se garanticen las condiciones seguras y se preserve la vida de todos los que habitamos las escuelas rionegrinas”, finalizaron en el comunicado.

(Gentileza lacomuna)

Top